Inversiones verdes.

Ale-ozzyAle-ozzy Miembro Publicaciones: 163

 Presentan un gran desafío y a su vez su transición es irreversible.  




La inversión hacia una economía verde es irreversible y representa un gran desafío para el sector financiero. Estas iniciativas vienen creciendo por todo el planeta y es urgente y prioritario que las entidades financieras, las autoridades de supervisión y los poderes públicos lo reconozcan y actúen.

Es necesario un cambio hacia una economía baja en carbono, de acuerdo a los objetivos planteados en el Acuerdo de París y la COP26. La humanidad espera una demostración de que se cumplirá lo pactado y que el cambio climático ya está comenzando.

Los efectos de esta transición en los bancos y las entidades financieras siguen siendo subestimada, de tal modo que las opiniones de varios expertos en finanzas creen que representa riesgos potenciales para la estabilidad de las instituciones individuales y/o colectivas.

El ajuste financiero acorde con una economía baja en carbono podría implicar la revalorización de una amplia gama de activos, teniendo en cuenta los costos y las oportunidades reales, con la posibilidad de acelerarse gracias a la tecnología, las innovaciones y políticas ambientales.  


 


Los bancos y otras instituciones financieras deberán llevar a cabo una revisión integral de sus modelos económicos y pronósticos, para de alguna manera, garantizar que los riesgos relacionados con el clima sean tenidos en cuenta, además, es un gran desafió ya que no cuenta con datos históricos que permitan predecir los resultados económicos.

Los cambios deberán ser a largo plazo, ya que debe producirse una adaptación a las variaciones que el mundo deberá enfrentarse. Muchos bancos los catalogan como de riesgo extremo, siendo que podrían convertirse en norma en breve o a futuro.

Las autoridades de control y públicas deberán colaborar con las inversiones verdes. El G20 desde 2015 tiene este tema agendado y trabaja para dar brindar su apoyo a las actividades financieras relacionadas con el clima.  




La transición requerirá una financiación significativa y los costos de la misma se medirán en billones; el desafío sin duda alguna está allí, convirtiendo el riesgo en oportunidad.

Los bonos verdes ofrecen un potencial muy significativo, ya que estos activos específicos medioambientalmente amigables y vinculados a la infraestructura verde, no paran de crecer año a año. Es más, sigue desarrollándose en forma gradual y su volumen se multiplica, crece y se diversifica. Los centros financieros de Londres, Paría y Frankfurt están tomando iniciativas, que les permite posicionarse como centros financieros verdes a nivel mundial. 




El porcentaje de préstamos verdes sigue siendo bajo a nivel mundial, pero es sumamente necesario que los bancos presenten un esfuerzo más sostenido, porque según se puede observar, esta tendencia podría revertirse en breve.

   












  
Accede o Regístrate para comentar.