Qué es la comunidad GreenpeaceQué es la comunidad Greenpeace

¿Pensamos al comprar? ¿O compramos por comprar?

Ale-ozzyAle-ozzy Miembro Publicaciones: 119

En la actualidad la publicidad en distintos medios nos insta a comprar constantemente; “lo que está de moda”, “porque tienen descuento” o simplemente porque “mi amigo lo tiene” y así sucesivamente no nos damos cuenta que el consumo está de moda.



La publicidad consumista es la herramienta usada para generar necesidades, que en realidad no las poseemos, simplemente por el hecho de vender artículos en rebaja o crearnos una costumbre de: ver y comprar sin necesidad. Cada año el consumismo aumenta, en 2019, el 33% de los consumidores españoles afirmaron que realizarían compras para aprovechar el Black Friday (viernes negro), luego en 2020 esa cifra subió el 40%, debido en parte a los mecanismos publicitarios que tratan de convencernos de que necesitamos comprar.


En Argentina, debido a la cuarentena dispuesta por el Gobierno Nacional debido a la Pandemia de COVID 19; las compras online alcanzaron un aumento del 52%, tomando en cuenta productos considerados necesarios: fármacos y productos de mercado. Esto implica lamentablemente más uso de plásticos, cartones, etc. para el envoltorio de los productos, generando más materiales desechables y por ende contaminantes.


Las compras excesivas, generan un alto índice de movimiento económico para las grandes marcas y empresas online de venta, las cuales alimentan un sistema tan contaminante: “comprar y tirar”

 Como consumidores finales debemos tener en cuenta distintos puntos que ayudarían a nuestro planeta; lo cuales directamente impactarán en las generaciones futuras y por supuesto en cierta forma evitarán la suba en el nivel de productos que son contaminantes de nuestro planeta: reduce, repara, intercambia, compra de segunda mano y compra local.


Reduce: compra solamente si lo necesitas.

Repara: trata de reparar antes de comprar.

Intercambia: intercambia un producto que no uses por otro que realmente vas a usar.

Compra de segunda mano: apuesta a las tiendas o plataformas de segunda mano, nos podrían sorprender en calidad y por supuesto muy accesibles.

Compra local: compra en el barrio, apuesta por ayudar al vecino y te ahorras tiempo y traslado.


El “consumo sostenible” debería ser la puesta más significativa para cambiar un modelo que no mide las consecuencias del alto consumo o consumismo depredador, el cual tiene foco en las grandes ciudades, que actualmente consumen más de dos tercios de la energía del mundo y representan más del 70% de emisiones globales de CO2.

Nos hemos acostumbrado con el paso del tiempo a comprar compulsivamente sin pensar que los productos que estamos adquiriendo, tienen una historia; recursos utilizados y energía para llegar a nuestras manos, ser utilizados por un tiempo y luego desechados, acrecentando los residuos que tardan muchos años en descomponerse, para terminar en grandes masas de contaminación y daños irreversibles.


Las ofertas de tiempo como el Black Friday solo instan a la compra innecesaria, y de alguna manera buscan hacernos creer que la felicidad pasa por un determinado producto que se encuentra en rebaja y que deberíamos comprar. ¿Pero…a qué costo?

Cuando pensemos realmente y compremos con responsabilidad, entenderemos que el Planeta no está a la venta y que cada acción que realicemos tiene una consecuencia.


Accede o Regístrate para comentar.