Trivia sobre el Medio AmbienteTrivia sobre el Medio Ambiente

Isla Mauricio: lluvia de ideas

InésInés Publicaciones: 19
editado 9 de October en Especies en Riesgo
Al escribir este artículo me enteré de cosas que desearía nunca haberme enterado. No soy periodista ni menos experta en derrames de crudo pero leí para no hablar sin fundamentos.
Comenzaré pero para profundizar en mis ideas voy a comparar el desastre de Isla Mauricio con el desastre en el Golfo de México el 20 de abril del 2010, explosión de la plataforma petrolea de propiedad de British Petroleum (BP) que perforaba el pozo petrolero “Macondo” el cual posteriormente se hundió liberando entre 4,5 – 4,9 millones de barriles del crudo al mar, unas 750.000 toneladas de crudo.


Manejo:

Incendio controlado, redes (barreras de contención), dispersantes, entre otros. Esto fueron los métodos más usados en el Golfo de México. Me explayaré, en el caso de los incendios controlados son del crudo que logró subir a la superficie del mar. Se realizan cuando el pozo petrolero se encuentra alejado de la costa ya que se generan gran cantidad de humos tóxicos. Es contaminar el aire o el agua, al parecer es menos contaminante quemar el crudo que dejarlo en el mar, se barajaron riesgos versus beneficios. Redes (barreras contenedoras) el mercado es amplio, incluyendo redes que permiten contener incendios controlados pero la gran desventaja son los materiales de fabricación de estas redes, son plásticas en la mayoría de las veces. Supongo que la industria irá innovando sobre el tema a materiales más amigables con el medio ambiente pero no me encontré con aquella información. Al contener el crudo permite extraerlo más fácilmente. Dispersantes son sustancias químicas que aunque ayudan a la dispersión natural del crudo, tienen un alto grado de toxicidad de la flora y fauna. Hay otros agentes químicos que hacen menos viscosas las aguas para la fauna de la zona pero tóxica igual.

En Isla Mauricio se está usando tubos de medias rellenos de pelo humano, plumas, paja, entre otras. Este método es biodegradable, es un bioabsorbente altamente hidrofílico. Los lugareños han hecho una gran campaña de recolección de los materiales para la fabricación de estos tubos. Tiene una desventaja esta se hunde por lo que se recomienda amarrar a un tipo de flotador al usar este tipo de método. Se habla que es capaz de absorber entre 3 a 9 veces su propio peso del crudo, la NASA demostró que después de limpiar un zona contaminada solo quedó 17 partes por millón de crudo en el agua. También se usaron barreras en este desastre pero hechas de paja, caña de azúcar, pelo humano, entre otras cosas resultando no lograr el control del desastre.

En cuanto al daño medio ambiental de un derrame de crudo afecta el hábitat de las zona ya sea corales, costa, huevecillos de especies marinas, aves o mamíferos que se alimentan en dicho lugar del derrame, actividades humanas como la pesca o el turismo, entre muchas otras. En resumen todo lo que toca el petróleo terminará afectándolo. La película de aceite del crudo interviene con el crecimiento de algas que viven en simbiosis con los arrecifes de coral, afecta la reproducción y alimentación de millones de especies que habitan dicho hábitat. Las aves al estar sus plumas cubiertas del crudo pierden la capacidad de aislamiento térmico y mueren de hipotermia o al tratar de limpiarse ingieren el crudo y mueren intoxicados.

Además al usar dispersantes puede ser una arma de doble filo ya que no hay certeza científica donde irá a parar todo ese químico dispersante y el crudo dispersado, con probable bioacumulación en los tejidos de los organismos.
Wes Tunnell, quien estudio los arrecifes de coral en Veracruz en 1970. Posteriormente ocurrió la explosión de Ixtoc I en la bahía de Campeche en 1979. Tunnell volvió a la zona después del desastre y tardó 3 minutos en encontrar petróleo. Sito textual, según Tunnell, de ahí se puede extraer una lección para Luisiana y otros estados del Golfo. En los lugares donde hay oxígeno y un fuerte oleaje, la luz del sol y las abundantes bacterias consumidoras de petróleo descompondrán con relativa rapidez el crudo. Pero cuando el petróleo cae al fondo y se mezcla con sedimentos pobres en oxígeno, como los de una laguna o de una zona de marismas, puede perdurar durante decenios, degradando el medio ambiente.

Después de el desastre en el Golfo de México un equipo de científicos que entre ellos estaba Mandy Joye biogeoquímica de la Universidad de Georgia, encontró un penacho de crudo del tamaño de Manhattan con los niveles de metano más altos registrados en el Golfo. Los niveles de oxígeno registrados en el penacho de crudo eran peligrosamente bajos donde normalmente viven peces a esa profundidad.

Conclusión:

El dinero, enemigo de la naturaleza. Si continuamos a este ritmo consumiendo literalmente el planeta nos estamos condenando a nuestra propia extinción.
 «El accidente de la Deepwater Horizon (nombre de la plataforma petrolea que explotó en el Golfo de México) es consecuencia directa de nuestra adicción mundial al petróleo –dijo–. Este tipo de catástrofes serán inevitables si seguimos perforando en aguas cada vez más profundas. Estamos jugando a un juego muy peligroso. Si esto no es una llamada de atención para que nos tomemos en serio las energías alternativas, no sé qué es.» Mandy Joye.

Otro dato el número de concesiones para la extracción en aguas profundas en el Golfo de México entre los años 1994 y 1997 fue de 50 a 1.100 respectivamente, administración de Bill Clinton.
No hemos aprendido nada, existen registros de 1948 con más de 300 eventos que involucran una liberación de crudo al océano importante . La seguridad desde entonces a aumentado pero igual los desastres ocurren por mera negligencia.
Según Greenpeace, 5 millones de toneladas de crudo terminan en el océano cada año y solo el 10% son derivados de accidentes petroleros. El derrame del Golfo de México fue sancionado con una multa de unos 4. 500 millones de dólares, 14. 000 millones fueron destinadas a labores de limpieza y 20.000 a costos de indemnización a los afectados. Unos 38.500 millones de dólares, puede ser más o puede ser menos pero se estima que el derrame llegaría a 200. 000 millones de dólares por daños medio ambientales en el futuro.

Hay que tener algo claro Isla Mauricio consiguió su independencia después de años de esclavitud en1968. No tiene el poder financiero ni económico como Estados Unidos en el caso del Golfo de México como para ir a juicio.
 Además debo destacar un dato no menor, el Servicio de Gestión de Minerales (MMS), agencia federal estadounidense fiscalizadora de perforaciones marinas, había asegurado que la probabilidad de una explosión era inferior al 1% y de ocurrir un vertido este no sería importante.
El sistema de prevención de explosiones (BOP) deberían haber frenado la violenta fuga en el Golfo de México protegiendo la plataforma pero esta había presentado fugas en el propio sistema y problemas de mantenimiento que al momento de ser activado este fracasó.

Aunque pasen años los errores humanos son frecuentes, no solo en la industria petrolera. Esto se normalizó, las industrias prefieren pagar las multas que ni se comparan con el daño medioambiental que provocan. Esto no va a parar ya sea natural o provocado por el hombre por lo que se necesitan entes fiscalizadores que a la vez sean fiscalizados para ver si realmente hacen su trabajo o crear una entidad mundial especializada en este tema. Necesitamos gobernantes consientes con el medio ambiente no como el actual presidente de Chile que cierra un termoeléctrica a carbón inaugura otra. De la boca para afuera no sirve cuidar el medio ambiente. Basta ver como crean la represa en el alto Maipo en plena crisis hídrica.
Isla Mauricio nos dio una lección de comunidad unida por cuidar su fuente de recursos naturales usando materiales biodegradables para salvar su muchas veces fuente de ingreso y hábitat de una rica diversidad de especies.

Nota de la autora:

Espero que les haya gustado y que haya sido un aporte al debate. Acepto ideas. 
Post edited by gpapasergio on
gpapasergioRulo

Comentarios

Accede o Regístrate para comentar.